CÓMO CAMBIAR UNA CERRADURA VIEJA POR UNA MÁS SEGURA

Cómo cambiar una cerradura vieja por una más segura

Al igual que todos los objetos creados por el hombre, las cerraduras tienden a perder vigencia, a hacerse obsoletas; razón por la que se hacen inseguras, poniendo en peligro nuestra integridad física y nuestras posesiones.

Al cambiar una cerradura vieja por una más nueva estamos añadiendo significativas cuotas de seguridad a nuestras viviendas y agregando mucho de tranquilidad a nuestras vidas.

Es por ello que no debemos dudar en actualizar los elementos con los que resguardamos nuestro inmueble y todo lo que en él alojamos, incluido el mayor tesoro: nuestra familia.

CERRADURA DE EMBUTIR – CERRAJERÍA.COM

No puede ocultarse el hecho lamentable de que existen individuos dedicados al robo, al hurto, a la invasión de casas y apartamentos.

Cuando menos lo espera, una persona cae en cuenta de que han forzado la cerradura de su residencia y lo han hecho víctima de un asalto.

Esos mismos individuos, cuya ocupación es delinquir, optan por mantenerse actualizados en lo que respecta a cómo funcionan los mecanismos de los dispositivos de seguridad existentes en el mercado.

Hacen todo lo posible para prepararse, cual calificados cerrajeros, para así actuar sin impedimentos y realizar en su beneficio una silenciosa y eficiente labor delictiva.

Desafortunadamente, la información que necesitan los pillos la tienen a su disposición en la web. Sin embargo, esta misma web nos provee de conocimientos que nos permiten prevenir cualquier acción de este tipo en nuestra contra.

Ciertamente, tenemos razones de mucho peso para procurar estar cuando menos un paso por delante de las acciones delictivas que se cometen contra la propiedad ajena al reemplazar aquellas cerraduras que consideremos han cumplido ya su período de vida útil.

CERRADURA CON LLAVE VIEJA – GANZUA.ORG

Ahora bien, hay que pensar en seleccionar la mejor de las cerraduras que el mercado de cerrajería pueda ofrecer y que, además, esté al alcance de nuestro presupuesto.

Una opción considerablemente buena la representan las cerraduras de embutir; por su solidez, la facilidad del proceso de instalación y los costos relativamente bajos, si consideramos la relación entre precio y calidad.

Existen muchas y muy variadas marcas que podemos seleccionar para hacer por nuestra cuenta su instalación; el dinero ahorrado podemos invertirlo en recursos adicionales que nos procuren un mayor nivel de seguridad.

Una nueva cerradura más segura: pasos para su instalación

Partamos del hecho hipotético que tenemos instalada una cerradura superficial, que por su tiempo de uso ya no funciona todo lo bien que deseamos y queremos cambiarla por una de embutir.

#1. El primer paso es retirar la cerradura vieja y preparar la puerta para recibir la cerradura nueva. Luego, con un formón se perfora una abertura vertical en el canto; debe tener las mismas medidas de la caja o palastro.

PERFORANDO PUERTA PARA INSTALAR CERRADURA – COMOABRIRUNACERRADURA.ES

La abertura se hace a la misma altura a la que estaba ubicada la cerradura vieja, pudiendo aprovechar el orificio que estaba destinado a su cilindro.

#2. En el marco se hacen dos cavidades: una para el resbalón principal y la otra para el pestillo que asegura la puerta, cuidando que coincidan con la altura a la que quedarán estos al instalar la cerradura.

#3. Se embute la cerradura y se fija con tornillos tirafondo al canto de la puerta; uno en la parte superior y otro en la parte inferior.

Hay un tornillo de rosca milimétrica que se atornillará internamente a un orificio roscado ubicado en la parte inferior del bombillo.

#4. Se colocan y atornillan en su lugar las chapas que van alrededor del bombillo.

#5. Se ponen y se aseguran los picaportes o manijas con los tornillos correspondientes.

INSERTAR CERRADURA EN HUECO PUERTA – MANUALCERRAJERO.COM

#6. Se coloca el cerradero en el marco de la puerta, sobre las cavidades que reciben a los pestillos, asegurándola muy bien con tornillos.

#7. Se comprueba que tanto el pestillo principal como el de seguridad coincidan con las aberturas del cerradero y que el cilindro gire sin ningún problema.

Cosas que debemos saber para no cometer errores

Antes de proceder a la instalación, es preciso echar de ver algunos detalles que facilitarán la faena y brindarán cierto margen de seguridad, con lo que evitaremos accidentes que puedan deteriorar la puerta o alguno de los componentes de la cerradura.

CERRADURA CAMBIADA HE INSTALADA – CERRAJERO.COM.ES

Para ello es preciso conocer las partes de una cerradura de embutir:

  • La parte más externa de una cerradura es la llave, diseñada especialmente solo para ella. Ninguna otra cerradura debería poder ser abierta por esta llave.
  • Palastro: consiste en una caja metálica, plana y rectangular, que contiene la mayor parte de los componentes de la cerradura, entre los que se cuentan el tambor o bombillo, los pasadores y una serie de palancas que permiten su funcionamiento.
  • Tambor o bombillo: tal vez sea su forma característica la que permite adjudicarle el segundo nombre.

Es esta una estructura metálica maciza, alargada, con un orificio en el que da cabida al cilindro. Posee también una serie de pequeños orificios verticales ocupados por los pines o pernos. 

  • Cilindro o bombín: pieza con una ranura en la que se inserta la llave al momento de abrir o asegurar la cerradura. También posee una serie de orificios donde encajan los pernos mientras no se ha introducido la llave.

La longitud del cilindro y la del bombillo superan el largo del paletón de la llave.

  • Pernos o pines: pequeñas piezas metálicas de longitud variable, que tienen la función de trabar el cilindro de la cerradura. Su disposición en el bombillo y su longitud impiden que la cerradura sea abierta sin la llave correcta.
  • Muelles: pequeños resortes metálicos ubicados en la base de los pines; permiten que estos se retraigan al momento de introducir la llave en la cerradura o que traben el cilindro al instante de sacarla de la bocallave.
  • Cerradero: consiste en una placa metálica con dos orificios: uno para el resbalón y otro para el pestillo de seguridad.
  • Manijas: pueden ser dos; al accionarlas, permiten abrir la puerta desde dentro o desde fuera cuando esta no está asegurada.
  • Accesorios: tornillos, chapas (una para el exterior y otra para el interior).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: